miércoles, 30 de marzo de 2011

Gintonic con sorbete de pepino

Ahora que parece que empieza a hacer calorcito y la heladería de Los Italianos ya ha abierto, vamos a preparar un sorbete muy fresquito con su poquito de "copazo". Para aquellos a los que no les gusta la ginebra o no puedan beber, hay una versión llamada "Sorbete de pepino con tónica", para los abstemios.


El sorbete:

   * 4 pepinos
   * azúcar al gusto
   * el zumo de 1 limón

Lavamos y pelamos los pepinos, dejando un poco de piel verde para que luego quede bonito en el sorbete. Los cortamos en trozos y quitamos las pepitas del centro.
En una batidora metemos el pepino, el zumo del limón y el azúcar. El dulzor depende de cada uno. Id echando azúcar y vais probando.

Cuando esté listo, pasamos a hacer el sorbete. Para ello tenemos dos métodos:

   * si tienes heladera, sólo hay que seguir las instrucciones de la máquina

   * si no tienes heladera, echamos la mezcla en una bandeja con paredes altas o un "tupper" y lo metemos en el congelador. Debemos estar pendientes de sacar el sorbete cada dos horas y rascar bien con un tenedor para que no se formen cristales de hielo muy grandes.

Para montar usamos una copa de cóctel u otro vaso similar. Ponemos una bola del sorbete, un chorrito de ginebra y el resto de tónica.

lunes, 28 de marzo de 2011

Risotto de apio y nueces en un queso Mont d'Or

Repetimos hoy con otro risotto. Esta vez de apio y nueces y servido en el interior de un queso Mont d'Or (queso cremoso de vaca). Es muy parecido a otra receta que aparece en este blog (Risotto de Torta del Casar).

Aprovechando la corteza ya usada de un queso Mont d'Or, montamos este risotto tan vistoso. Necesitamos, por supuesto que quede un poco de queso pegado a las paredes y al fondo.

El motivo de hacer este plato es porque participa en un concurso organizado por Canal Cocina y Sergi Arola y cuyo requisito indispensable es que la receta incluya en su elaboración un queso francés de leche de vaca.

Hechas las aclaraciones, ahí va la receta...

Los ingredientes son estos:



La corteza vacía de un queso Mont d'Or
1 taza de arroz
1 tallo de apio
1/4 de puerro
3 nueces
2 tazas de agua
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Pimienta
Perejil
1/2 vaso de manzanilla de sanlúcar


En una cazuela ponemos un poco de aceite de oliva virgen extra y echamos el puerro picado. Cuando dore un poco, añadimos el apio cortado.

Echamos el arroz y marcamos durante 1 minuto en seco, removiendo sin parar. Añadimos la Manzanilla de Sanlúcar (u otro vino blanco seco) y dejamos evaporar el alcohol.

Añadimos sal y pimienta y vamos incorporando el agua poco a poco. No echaremos más agua mientras no absorba el arroz la anterior. Realizaremos este proceso durante 18 o 20 minutos.

Justo antes de terminar, añadimos el perejil picado y las nueces desmenuzadas. Rectificamos la sal si es necesario.

Para montar el plato, vamos rellenando el queso Mont d´Or con el risotto. Adornamos con un poco de perejil y lo presentamos en la mesa.

Desde que lo montamos en la cocina hasta que lo llevamos a la mesa, el arroz caliente ha ido derritiendo el queso adherido a las paredes de la corteza. Ya solo nos queda remover bien y servir.

sábado, 26 de marzo de 2011

Risotto en una calabaza

No hay nada como tener invitados a cenar, abrir la nevera y mirar a su interior como las vacas cuando miran a los trenes. Así empezó todo anoche. Vi media calabaza que tenía allí y empecé a combinar ingredientes en mi cerebro. El resultado fue un risotto blanco usando la calabaza como recipiente.

Ingredientes:

para la calabaza:
  •  1/2 calabaza del tipo Sepallo (o cacahuete)
para el risotto:
  • 2 tazas de arroz
  • un trozo de puerro picado
  • 1/2 litro de caldo o agua
  • queso parmesano o similar (pero del bueno, no de los rallados de paquete, por favor)
  • sal y pimienta
  • aceite de oliva virgen extra
  • estragón, aunque podeis usar tomillo, perejil u otra hierba verde
  • un chorro de manzanilla (u otro vino blanco seco en su defecto)
Elaboración:

Por un lado hay que asar la calabaza en el horno a 190 grados durante 20 o 25 minutos. Podeis comprobar que está al punto pinchando la carne por la parte de arriba con un palillo. No conviene pasarse porque después habrá que meterla de nuevo con el risotto dentro.

Mientras se asa la calabaza, nos ponemos con el risotto.

Ponemos un poco de aceite en una cacerola y echamos el puerro picado. Cuando este dorado, añadimos el arroz y removemos. Añadimos la manzanilla y dejamos que se evapore parte del alcohol.

Añadimos la sal y la pimienta.

Ahora tenemos que ir echando el agua o el caldo, pero no del tirón, sino poco a poco. Cada vez que echemos agua, removeremos para que el arroz absorba el líquido. Cuando veamos que casi no queda agua, echamos otro poco. Así hasta que el arroz esté listo (unos 15 a 20 minutos dependiendo del gusto del consumidor). Al final añadimos el estragón.

Sacamos la calabaza del horno y la vaciamos con cuidado, dejando las paredes suficientemente gruesas para que podamos rascar con la cuchara a medida que vamos comiendo el arroz.

Rellenamos la calabaza con el risotto, añadimos el queso por encima, cortado en daditos o rallado. Volvemos a meter la calabaza al horno durante 5 minutos para que el queso se derrita.

Al servirlo, añadimos un poco más de estragón y listo. Como decimos por aquí, "cucharazo y paso atrás"

viernes, 25 de marzo de 2011

Conserva de bonito en aceite

Cuando llega el verano empiezan a vender en el mercado unos bonitos la mar de apañados y baratos... y fresquísimos, así que compro un par de ellos y los preparo "embotados" en aceite para poder comerlo durante el invierno o la primavera siguientes.

La técnica es un poco larga pero no es difícil. Para ello nos harán falta varios botes de conserva vacíos (es preferible con tapa de rosca; el que aparece en la foto lo usé una vez y se hizo mal el vacío por culpa de la arandela de goma).

La técnica es la que sigue:

Limpiamos el bonito de tripas y cabeza (se lo podemos pedir al pescadero). Yo lo suelo cortar en dos trozos para que quepa mejor en la olla.









Ponemos una cacerola con agua al fuego y metemos el bonito (con el agua fría). Esperamos hasta que hierva y lo cocemos durante 10 minutos o hasta que veamos que la carne se separa de la espina. Retiramos del fuego y lo dejamos ahí hasta que se temple.

Mientras tenemos que esterilizar los botes. Podemos hacerlo poniendo otra olla con agua y metiéndolos durante 15 minutos cuando empiece a hervir. Yo lo suelo hacer en el microondas, con esos tiestos que se usan para esterilizar los biberones de los bebés. Da muy buen resultado.

¡¡OJO!! Cuando los botes estén ya esterilizados, tocadlos lo menos posible, y mejor con un trapo limpio. Así evitamos que se nos vaya a la porra todo el proceso de esterilización.



Ahora toca quitar la piel, que sale perfecta raspando suavemente con un cuchillo e incluso pasando un papel de cocina. Sacamos los lomos y quitamos cuidadosamente todas las espinas.

Una vez hecho esto, vamos metiendo los trozos de bonito en los botes, juntitos pero sin apretarlos mucho. Echamos aceite de oliva virgen extra comprobando que rellene bien el bote. Podemos golpear CON SUAVIDAD el bote contra la encimera para asentar bien el pescado.

Llenamos de aceite hasta el borde y cerramos bien la tapa.

Para hacer el vacío, podemos usar el agua de haber esterilizado los tarros. La ponemos a fuego medio e introducimos los botes. El agua debe cubrirlos de sobra. Para evitar que choquen entre ellos al hervir el agua, podemos también rodearlos con un trapo limpio. Los dejamos así entre 40 y 50 minutos.


Luego retiramos la olla del fuego y dejamos enfriar los botes totalmente. Los secamos y etiquetamos con la fecha del día. Os aguantará hasta el año siguiente.

Como sugerencia, yo suelo hacer una ensalada con cebolla cortada en juliana fina, el bonito (con un poco de su aceite, "of course", un poco de sal, pimienta y perejil.

Os recomiendo que os animeis a hacerlo. Al precio que están las conservas de bonito y con lo barato que sale este túnido fresco, merece la pena.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Sopa de alcauciles

Esta sopa de alcauciles (alcachofas) es una versión ampliada de la tradicional sopa de ajo. Los ingredientes son estos:

6 u 8 alcauciles, de los grandes (como "cabeza de chiquillo", que dice un amigo)
4 dientes de ajo
pan de un par de días, de "telera de campo" si puede ser
1 litro de agua o caldo (mejor)
algunos taquitos de jamón ibérico
aceite de oliva virgen extra
sal, pimienta
pimentón de "La Vera" (hay otros, pero no son lo mismo)

Lo primero y más engorroso es limpiar los alcauciles. Quitamos las hojas exteriores hasta que aparezcan las más blancas y cortamos las puntas (como en la pelu). Los tallos los podemos aprovechar, aunque yo los uso para otros platos y en este empleo sólo los corazones.
Ponemos una cazuela con aceite al fuego y añadimos los dientes de ajo cortados a rodajas. Añadimos los corazones de alcauciles cortados en láminas gruesas, pero cortados en vertical para que no se deshagan mucho.


Una vez estén dorados los ajos y los alcauciles, añadimos el agua o el caldo, un poco de sal, pimienta y una cucharadita de pimentón. Ponemos en el caldo el pan cortado en rodajas y dejamos cocer a fuego medio durante 15 minutos. Justo antes de apagar el fuego, echamos los taquitos de jamón (en una ocasión no tenía jamón, puse gambas peladas y me quedó una sopa "mar y montaña" de lo más apañada).

Para acompañar la sopa, tostad una rebanada de pan en la tostadora y ponerla encima.

Strudel de "panettone" y manzana


Esta receta es idea de Jamie Oliver, y lo bueno es que se puede adaptar a los ingredientes que tengamos en casa. Lo bueno es que aprovechamos esos restos que nos han quedado después de las navidades para hacer un postre la mar de apañado. Yo usé un resto de panettone, manzana rallada y algunos frutos secos. Os dejo los ingredientes básicos

6 láminas de pasta filo
azúcar
canela
restos de panettone, pudin, bizcocho, etc...
1 manzana
pasas, piñones y nueces
un chorrito de Pedro Ximenez
mantequilla
4 o 5 onzas de chocolate del bueno (no useis Milkibar ni similares, por favor).

Precalienta el horno a 180 grados.
Coloca 6 hojas de pasta filo sobre una hoja de papel parafinado (de esos de horno), untando un poco de mantequilla derretida entre capa y capa.
Espolvorear canela y azúcar sobre la última hoja (la que quedará en el interior).

Desmenuza el panettone sobre la pasta filo. Añade la manzana rallada y los frutos secos por encima. Añade un chorrito de Pedro Ximenez, moscatel o algún licor de tu elección. Esto hará que el interior quede jugoso y no se seque en el horno. Pon unas onzas de chocolate en uno de los extremos de la pasta filo, de manera que al enrrollar, el chocolate quede en el centro.

Ahora toca enrrollar con cuidado, empezando por el lado donde hemos puesto las onzas de chocolate. Hacerlo con cuidadito para que la pasta filo no se rompa ni se salga el relleno.
Untar el rollo con otro poco de mantequilla derretida y espolvorear azúcar por encima.
Cocer en el horno durante unos 25 minutos (hasta que el rollo se vea crujiente y dorado).

Una vez cocido, dejar enfriar y espolvorear un poco de azúcar glass y canela. Utilizar un cuchillo de sierra para cortar el pastel en rodajas.

Imprimir receta

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...