martes, 18 de diciembre de 2007

El timo de las comidas de Navidad


Penosa. Esa es mi calificación de la comidad de Navidad de la que fui víctima ayer.

Debo admitir que fui invitado a tal evento y sólo sabía de antemano que el menú elegido era el de 30 euros (5.000 pesetas, señor Solbes, que yo si sé lo que vale un euro).

Llegué el último y me perdí los dos platitos de productos ibéricos de los que ya habían dado cuenta mis compañeros (castigo por mi tardanza), pero pude probar un par de croquetas "caseras" con una sospechosa forma y relleno, muy similar a las croquetas de paquete, y una rodaja de algo parecido al cazón, que previamente al empanado, habían marinado en "algo amarillo" (imagino que para disimular su ausencia de frescura).

Entretanto bebíamos Beronia crianza de 2004 (6,91 en tiendas, 13 euros en el restaurante). Me pidieron consejo para cambiar de vino, pedí la carta y tras repasarla detenidamente, me decanté por un Protos crianza que sólo nos costaba 1 euro más que el Beronia. Mi sorpresa fue cuando al pedir al camarero (que a partir de ahora llamaremos "cara de pie" por su "alegre expresión facial") un par de Protos, me dijo muy estiradamente que tal vino no entraba en el menú.
Le pregunté qué vinos se incluían en el menú y me señaló la botella vacía de Beronia, con cara de perdonarme la vida por inculto, y dijo: "esa"... "Pues traiga dos de esas", dije yo, sabiendo que no pagaba y que no tenía porqué elevar la cuenta con mis excentricidades (aunque sólo fueran un par de euros).

Después del episodio del vino, nos pusieron otro par de raciones. Esta vez un revuelto y un plato de secreto a la plancha (que podía haber estado en la plancha un rato menos del que estuvo). Nos los comimos todo (en mi zona de la mesa, cada ración era para 5 personas).

"Cara de pie" pasó una vez más a retirarnos los platos y entonces me di cuenta que nadie me había preguntado si yo quería carne o pescado (en el buen sentido) así que supuse que al ser el menú económico de 5.000 pesetas (30 euros) sólo habría un primero, sin posibilidad de elección.

Al rato empezaron a repartir platos, pero en lugar de contener un "bicho muerto", como dice un amigo, lo que habían puesto ante mis ojos era el surtido de postres.

Intentando asimilar lo que había sucedido, me comí despacio el postre, pedí un cortado y me fui como vine.

Afortunadamente, en la siguiente comida de Navidad soy yo quien prepara el primer plato.

Feliz Navidad a todos.

martes, 9 de octubre de 2007

Actifry, la freidora del futuro





Cuando me casé me regalaron una freidora. La llené con dos litros de aceite, ni del bueno ni del malo, que no estaba la cosa para derrochar dinero. Compré una bolsa de bolitas de bacalao y otra de croquetas. Las freí, nos las comimos, vacie el aceite, limpié la freidora y la guardé.

De esto hace ahora casi ocho años. Nunca he vuelto a usar la freidora porque me parece el electrodoméstico de cocina más insano de todos. Tengo dos niños y ni por ellos la he rescatado de su exilio en el fondo del mueble de cocina rinconera de más difícil acceso. Bueno, eso no es cierto. El otro día hice limpieza de ese maldito mueble rinconera de difícil acceso, vi la freidora y se la regalé a un amigo que le da mucho uso.


El otro día, leyendo Directoalpaladar, no pude salir de mi asombro al ver una freidora comercializada por la marca Tefal, de nombre Actifry, que fríe un kilo de patatas con una cucharada de aceite. Una pala mantiene en circulación los alimentos mientras un convector de aire caliente (similar que incorporan los hornos de convección) se encarga de hacer hervir ese aceite y esparcirlo por todo el recipiente en forma de nube). El artefacto sale un pelín caro. Poco más de 200 euros. Habrá que hacer cuentas y ver con cuantos litros de aceite de una freidora convencional lo habremos amortizado. En el video podéis ver su funcionamiento.

martes, 25 de septiembre de 2007

Salmorejo de espárragos


Esta es una versión del clásico salmorejo, pero en lugar de utilizar tomates, se emplean espárragos blancos de bote (y de Navarra, claro). Si se os antoja con espárragos verdes, os aconsejo comprarlos naturales, hervirlos primero y saltearlos un poco luego para acentuar más su sabor y darle un aroma tostado al salmorejo.


Necesitaréis un diente de ajo, pan duro remojado con un poco del agua de los espárragos, los espárragos, claro está, sal, aceite y vinagre de Jerez.


Triturad todo con el robot de cocina. Si lo queréis más rústico, majad todo en una marmita o mortero grande, para que quede más como una sopa espesa.


Adornad con unas virutas de jamón ibérico, un poco de cebollino finamente picado y un chorrito de aceite virgen.


Disfrutadlo.

martes, 18 de septiembre de 2007

La calabaza de Oliver

Quiero empezar este cuaderno haciendo mención especial a la receta que mayor sensación ha causado en mi círculo de amistades, y que me ha hecho redescubrir a esta cucurbitácea olvidada de los fogones.

El hallazgo no es mio. ¡Ojalá!. Es obra de un "chef" británico, del condado de Essex. Se trata de Jamie Oliver, conocido en nuestro país, sobre todo, por varios programas en la cadena de pago Canal Cocina.

Os transcribo aquí su receta (adaptada a mi gusto):

Necesitaréis una calabaza "Sepallo" (esa que tiene forma de cacahuete) cortada en trozos, con su piel y sus pipas. Luego todo queda tostado y está para chuparse los dedos.

Además, tenéis que hacer una mezcla de espécias que incluya: una cucharada de semillas de hinojo, otra de cominos, otra de coriandro, uno o dos dientes de ajo picados, pimienta molida, una guindilla (¡allá vosotros si queréis más!) un poco de orégano y sal gorda. Triturad todo en mortero o picadora y mezclar con aceite del bueno (el único que debería haber).

Poned los trozos de calabaza en la bandeja del horno y untad con la mezcla. Asad a unos 200 grados ente media hora y cuarenta minutos (hasta que pichéis la calabaza y la notéis tierna).

Os la podéis comer tal cual, calentita o usarla triturada y mezclada con queso ricota para rellenar raviolis, como relleno de empanadas, sobre una pizza... ¡La imaginación al poder!

En el momento en que escribo estas líneas, tengo una en el horno que me está haciendo cosquillas en la pituitaria.

Buen provecho.

Imprimir receta

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...